Ellas son las mamás de los hombres que nos hacen suspirar

Estas mujeres son un gran ejemplo. Las mamás de los futbolistas han sido un apoyo e impulso para que sus hijo sean los goleadores que conocemos hoy.
Mamás de futbolistas.
Estos hombres tienen unas excelentes madres.

Carmenza Zárate

Carmenza Zárate, la mamá de Falcao, no solo acompañó a su hijo en su etapa de formación. Esta mujer fue el apoyo constante de su pequeño hijo que desde muy pequeño. Desde los cinco años lo está viendo hacer goles. Conoce su pateada, su singular estilo al cabecear en el área, su fervorosa fe en Dios y sobre todo, conoce el amor y pasión que Falcao siente al estar sobre una cancha. Era Carmenza quien llevaba a Falcao a una práctica de béisbol, pero luego descubrió que la pasión de su hijo era el fútbol.

Maria Del Pilar Rubio

La mamá de James Rodríguez ha sido parte importante en su historia. Fue ella quien desde  lo llevó de la mano hasta convertirse en el futbolista que es hoy en día. Además, desempeña una hermosa labor a través de Fundación Colombia Somos Todos.

“Estoy muy feliz de ser la mamá del 10, no sólo del Real Madrid sino de la selección Colombia. James es un “10” en todo. Es un excelente hijo. Más que orgullosa del profesional, estoy orgullosa de la persona”.

Monica Naranjo

La mamá de Santiago Arias formó a un hombre con muchos principios y valores. Estas enseñanzas llevaron a que Santiago se convirtiera en el hombre que es hoy. El deporte siempre ha sido la razón de la existencia de Santiago Arias Naranjo. Primero fue atleta, segundo salonista y tercero futbolista. Gracias a las dos primeras actividades, adquirió tres cualidades fundamentales para triunfar en el balompié: técnica, disciplina y velocidad.

Lucía Ramírez

La mamá de David Ospina y Daniela Ospina admira mucho a sus hijos. Ha estado con ellos apoyándolos y dándoles indicaciones para que tomen buenas decisiones. Fue el impulso para que David Ospina empezara a entrenar fútbol. Ha enseñado a su hijo la disciplina y constancia para no rendirse y triunfar no solo en la cancha sino en al vida.

¡Síguenos!