Que difíciles son las rabietas de los niños, te decimos como controlarlas

No es una labor imposible si sigues estos consejos
Foto: Shutterstock.com
Que un niño haga una rabieta de vez en cuando es normal, pero si estas son recurrentes lo mejor es que visites un especialista para que te ayude a controlarlo, mientras tanto te damos algunas ideas de cómo actuar cuando tu pequeño se encuentre molesto

Método imparcial

Que difíciles son las rabietas de los niños, te decimos como controlarlas

Foto: Shutterstock.com

Tal vez sea difícil para ti, pero en ocasiones la mejor forma de acabar con un berrinche es alejarte de tu hijo y no prestarle atención. Sigue haciendo tus cosas y no le prestes atención, espera hasta que por su propia voluntad el niño se calme y te busque. Cuando esto ocurra, no debes lucir molesto o hablarle de forma irritada a tu hijo.

Método de distracción

Que difíciles son las rabietas de los niños, te decimos como controlarlas

Foto: Shutterstock.com

Como su nombre lo indica, la idea es distraer al pequeño de la situación que le está generando la molestia. No le pidas que se calme. Lo mejor es que concentres su atención en otras cosas, hazle preguntas que requieran que él piense por un momento la respuesta o pídele que realice actividades específicas como limpiarse, peinarse o buscar su juguete preferido.

Método fascinante

Que difíciles son las rabietas de los niños, te decimos como controlarlas

Foto: Shutterstock.com

Aquí tienes que hacer gala de tus dotes de actuación. La idea es que siempre estés con una actitud calmada y trates de crear un universo fantástico con las cosas que tienes a la mano. Crea un juego en donde involucres al niño, invítalo a ser parte de lo que estás haciendo, también puedes crear un “remedio para las rabietas” dándole a tu hijo algo que le guste y diciéndole que si lo consume su mal genio desaparecerá.

Método estricto

Que difíciles son las rabietas de los niños, te decimos como controlarlas

Shutterstock

Esto no significa violento, con gritos o golpes. Pero si es una alternativa mucho más firme que las anteriores y precisamente ese es el punto: la firmeza. Habla claro y contundente con voz de mando, recuérdale a tu hijo que tu tomas las decisiones y que, aunque el a veces no lo desee llega el momento de dejar de jugar, ir a comer o a dormir y esto no está sujeto a negociación.

Método cariñoso

Que difíciles son las rabietas de los niños, te decimos como controlarlas

Shutterstock

Aquí solo debes ir a abrazar y besar a tu pequeño hasta lograr que se calme y todo vuelva a la normalidad. Sin embargo, este método tiene algunas desventajas y es el hecho de que puedes convertirlo en un niño caprichoso, que cree que conseguirá lo que quiere si hace una rabieta.

 

 

 

 

¡Síguenos!