Aprende a lavar la ropa de tu bebé sin inconvenientes

Estas recomendaciones te ayudarán a cuidar de la mejor forma a tu hijo.
Aprende a lavar la ropa de tu bebé sin inconvenientes
Imagen de referencia Shutterstock

Algo a lo que no le presta mucha atención

Aprende a lavar la ropa de tu bebé sin inconvenientes

Imágenes de referencia Shutterstock

Al igual que tienes precaución con otros aspectos del cuidado de tu bebé, es importante que tengas en cuenta estos consejos para que tu bebé no se vea afectado por la forma en que lavas la ropa e implementos que utiliza comúnmente. Empezando por lavar la ropa nueva, ya que puede contener residuos perjudiciales de su fabricación.

Separa la ropa

Aprende a lavar la ropa de tu bebé sin inconvenientes

Es recomendable que la ropa del bebé la laves aparte de la ropa de los adultos que hay en casa, al menos durante los primeros seis meses de edad, esto se hace porque es posible que la otra ropa tenga contacto con sustancias contaminantes que para un bebé son perjudiciales.

Cuidado con los productos

Aprende a lavar la ropa de tu bebé sin inconvenientes

Ya sea para lavar a mano o en lavadora utiliza jabones que sean suaves, de ph neutro, incluso ya hay en el mercado productos especiales para la ropa de bebés. Es posible que algunos productos produzcan alergia o malestar en tu bebé.

Requiere mayor cuidado

Aprende a lavar la ropa de tu bebé sin inconvenientes

 

La mayoría de ropa de bebé no necesita ser planchada, pero si quieres hacerlo opta por utilizar la plancha en una temperatura baja para no dañar las prendas ya que usualmente están hechas de materiales muy delicados y pueden estropearse.

Explora la mejor opción

Aprende a lavar la ropa de tu bebé sin inconvenientes

Si prefieres lavar la ropa de tu bebé a mano ten en cuidado con que no queden residuos de detergente, si lo haces en lavadora revisa si la maquina tiene una opción especial para ropa delicada y opta por ella, de lo contrario prueba las diferentes opciones que te permitan no solo lavar la ropa sino, baberos, sabanas, cobijas, incluso muñecos de peluche.

¡Síguenos!